Colaboradores Youtube

Pescar Black Bass en Charcas

Los amantes de la pesca del Black Bass se han encargado de hacer proliferar el Black Bass en una incontable cantidad de charcas, con lo que, seguramente, podremos disfrutar de su pesca cerca de nuestra localidad.
Cabe decir, que nos hemos encontrado con gente que no practica la "pesca y suelta" ni en las charcas, con lo que hemos podido vivir en nuestras carnes el hecho de ver como en una charca con buena actividad ya no quedan casi basses.
Es por eso que cada vez que nos encontramos con esta actitud intentamos disuadir al pescador en cuestión de ese tipo de pesca, pero es una tarea difícil.
La pesca del Black Bass en charcas es una buena forma de iniciación a la pesca del black bass.
Se trata de masas de agua tranquilas, donde, con algo de experiencia, sabremos localizar a los basses y sabremos dónde lanzar exactamente o cómo llamar su atención.
Estas pequeñas masas de agua disfrutan de ventajas y desventajas. En primavera se calientan más rápido, pero también se enfriarán antes en otoño.
Las crecidas y bajadas de nivel de agua también son constantes y una lluvia puede cambiar por completo su aspecto o fondo, el cual puede quedar lleno de ramas con cualquier temporal.
Un aspecto muy importante a tener en cuenta cuando se pesca Black Bass en charcas, es el hecho que los Black Bass están más presionados. Lo ideal sería dejar pasar unos 15 días entre que se pesca un ejemplar y se vuelve a pescar. Esto a quien pesque en embalses o grandes lagos le sonara a locura, pero en pequeñas charcas es muy probable que se pesque más de una vez el mismo ejemplar, ya que suelen estar siempre en los mismos lugares.
En las charcas existe infinidad de vegetación que otorga cobijo y protección a los black bass, pero destacaremos 3 por encima de las demás.
En primer lugar tenemos las eneas o juncos. A este obstáculo hay dos formas básicas de "atacarlo", perpendicular o paralelo. Según nuestra experiencia la mejor manera es en paralelo a la línea de eneas, cubriendo así más massa de agua durante la recuperación y tentando a posibles basses que estén entre sus ramas. Para este obstáculo podemos usar cualquier tipo de señelo si gozamos de buena puntería, ya que enganchar un anzuelo triple en una enea puede suponer perderlo.
Otro gran escondite de basses son los árboles o ramas sumergidas. Los black bass se encontrarán bien cobijados entre sus ramas y seguros, por lo que estarán más predispuestos a comer. El gran peligro de pescar en este obstáculo son los señuelos que podemos llegar a dejar enganchados en las ramas, es por eso que lo ideal es pescar con vinilos, con el anzuelo bien escondido en el cuerpo, o bien usar jigs con antialgas o señuelos que tengan los anzuelos escondidos, como pueden ser algunas ranas.
Y por último, pero no menos importante, está la vegetación flotante.  Este tipo de vegetación esconde muchas sorpresas bajo su espeso follaje. Cómo podéis ver en algunos de nuestros vídeos en esta ocasión usamos vinilos con el anzuelo oculto en el cuerpo y señuelos del tipo rana, que gozan de protección para los anzuelos y atraviesan el manto de plantas por encima, llamando la atención de los basses que esperan a que el señuelo salga del manto para atacarlo.

CAMISETAS DE PESCA EN WWW.INKREIBLE.COM

inkreible.com